Recordar cosas es como sobrevolar tierras