Menos mal que nos queda Portugal.